Hacer cosas

Estoy harto de escuchar “Madrid es mucho mejor que mi ciudad, porque se organizan muchas cosas”.

Es un error de concepto completo. El problema no es que en tu ciudad se organicen pocas cosas, sino que tú no estás dispuesto a organizarlas.

Es muy sencillo quejarse de que otros no hacen nada, pero lo primero es fijarse en si tú haces algo.

También es muy sencillo quejarse de que es muy difícil, pero también lo es para los demás.

Otra excusa es decir que no hay gente interesada, pero no te has molestado en comprobarlo.

Existe un error en pensar que lo primero es juntar gente y comenzar a hacer cosas. Este método no deja de ser una manera de buscar a otro para que se encargue él y así no tengo que hacerlo yo. Hay que ser más proactivos.

La manera correcta de hacer las cosas es hacerlas con ganas. Si tienes una idea, ponla en práctica. Si funciona, lo habrás logrado; si no, podrás mirar hacia atrás orgulloso de haberlo intentado. Si a alguien le gusta, te seguirá. Si te ve decisión y ganas, él también las tendrá.

¡¡ Hay que organizar más actividades allá donde no las hay !!